Follow me ;)

Quería ser poeta

Necesitaba de dolor para lograrlo,

porque las mejores historias,

llevan tragedia, mentiras y desencanto.

Tú no tenías nada para ofrecerme,

y así acepté conocerte.

Llegaste a mi vida por arte de magia,

pero sin historia fantástica.

Hablé contigo por empatía,

terminé sola en la esquina.

Creí que podía confiar en ti,

pero apareciste un día junto a mí.

Probé otros labios para ver si se quitaba el sabor agrío de la herida,

no pasó, ni pasaría.

Un día abrí mi corazón,

lo dejaste seco,

y cuando lo llenabas,

lo vaciabas de nuevo.

Algún día en una plática,

pareció que me querías,

qué desdicha la mía,

pensar que así sería.

¿Cuál es la lección que obtengo de este desamor sin consuelo?

Nunca sabremos.

Ojalá sepas,

que ya no estaré,

gracias por tu gesto,

de esta no vuelvo.

Acepté condiciones,

esperando recompensas,

fui fiel a la desdicha,

que causabas con cada nueva herida.

Voy y vengo,

cuidadosa para no despertar ninguna sospecha,

ya me cansé de no vivir mi duelo,

de esperar un lo siento.

Algún día leerás esto… la verdad no creo.

Te importa muy poco lo que pienso.

Mejor no mientas, sabemos lo que haces.

Deja de fingir.

Espero encuentres lo que buscas,

espero tengas fortuna.

Pero sobre todo,

ojalá un día me esté riendo de esto,

sentada en un colchón,

donde sí abracen mi corazón.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s


Crea un sitio web o blog en WordPress.com

A %d blogueros les gusta esto: